Endurecer el cuerpo por el trabajo o en entrenamiento. Aplícase especial­mente a los ejercitantes de la lucha canaria (V.) y a los gallos de pelea, cuando se los corre (V.) para su puesta a punto. Esta voz y la anterior tienen su evidente origen en la tea, la dura y socorrida madera de los VIEJOS pinos insulares que se aplicó en otro tiempo a la construcción y el moblajo y cuya perennidad solo rendían la piqueta o el fuego.

¿QUIERES COMPARTIR ESTE CONTENIDO EN REDES SOCIALES?
Acepta las cookies "SOCIALES" desde AQUÍ

Dejanos un comentario